jueves, 20 de marzo de 2014

El informe de la "comisión Lagares", punto por punto


 

MENOS IMPUESTOS SOBRE EL SALARIO Y

MÁS AL CONSUMO Y LAS PROPIEDADES

(publicado en CincoDías)

Día: 17-03-2014

 

Los expertos de la comisión propone eliminar el impuesto sobre el patrimonio
Apuestan por suprimir el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y aprobar un nuevo IBI
La indemnización por despido tributará si es por causas económicas

 

El pasado 5 de julio, el Consejo de Ministros nombró a los nueve sabios para elaborar una propuesta de reforma fiscal que se presentó el viernes y que sigue las directrices esperadas. Rebaja de tipos nominales en IRPF e impuesto sobre sociedades, eliminación de deducciones y bonificaciones, incremento de la fiscalidad ligada a los bienes inmuebles, subida de impuestos especiales y reclasificación de productos y servicios en el IVA. Si la propuesta se aplicara en su conjunto –algo que no sucederá–, el presidente de la comisión, Manuel Lagares, aseguró que estaríamos ante un sistema fiscal más progresivo.

Los contribuyentes, con las propuestas fiscales de los expertos, ¿pagarían más o menos que ahora? El catedrático de Hacienda Pública aventura que menos, aunque lo dijo de forma dubitativa. La obligación de reducir el déficit público y la necesidad de evitar una caída de ingresos implica que las rebajas fiscales se acompasen con incrementos impositivos. De hecho, que el modelo no supusiera pérdida de recursos fue una de las condiciones que puso el Ejecutivo a la comisión de expertos.

IRPF

El informe, que consta de 444 páginas, dedica 164 al IRPF, el impuesto más importante del sistema tributario por recaudación. Los expertos proponen una rebaja del número de tramos y de los tipos impositivos. Actualmente, la legislación establece siete tramos con gravámenes que van del 24,75% para rentas inferiores a 17.700 euros hasta el 52% para contribuyentes que ganan más de 300.000 euros. La propuesta del equipo de sabios pasa por fijar solo cuatro tramos que irían del entorno del 20% y, en ningún caso, superarían el 50%, porcentaje a partir del cual los analistas consideran que el tributo se convierte en confiscatorio. Aseguran que debería situarse en torno a la media europea (45%).

Actualmente, en algunas comunidades, como Cataluña, que han hecho uso de su capacidad normativa, el gravamen máximo alcanza el 56%. El informe reclama que la legislación impida que las autonomías tengan capacidad para situar el impuesto sobre la renta en ese nivel. Todos los contribuyentes se beneficiarán de la reducción del IRPF, pero sobre todo los tramos bajos y también los altos que residen en comunidades que optaron por elevar los marginales máximos. Lagares, durante una rueda de prensa en el Ministerio de Hacienda, señaló que los contribuyentes mileuristas, es decir, aquellos que ganan menos de 14.000 euros (teniendo en cuenta 14 pagas) no deberían pagar IRPF.

Actualmente, un contribuyente soltero y sin hijos que percibe ese salario bruto abona por el impuesto sobre la renta en torno a 1.140 euros anuales. Si la propuesta pasara el filtro de Hacienda, se ahorraría, por lo tanto, más de 1.000 euros anuales

Vivienda

Si bien es cierto que los expertos aconsejan suprimir el impuesto sobre el patrimonio, un tributo autonómico que grava la riqueza neta, la mayoría de propietarios de bienes inmuebles pagaría más con la propuesta de Lagares. Y eso es así porque, entre otros motivos, los sabios defienden que la vivienda habitual dé lugar a una imputación de renta en la base imponible del IRPF, algo que actualmente solo sucede con las segundas residencias y sucesivas. Además, esta medida que proponen sería temporal hasta que entrara en vigor el “nuevo IBI”.

El impuesto sobre bienes inmuebles seguiría aplicándose sobre el valor catastral, sin embargo, los expertos reclaman que se acerque al precio de mercado y se fije algo inferior al 1%. Comparado con el escenario actual, esta propuesta equivale a un catastrazo y elevaría significativamente la cuota a pagar por IBI.

A cambio, proponen eliminar el impuesto sobre transmisiones patrimoniales, que grava la compraventa de viviendas de segunda mano con un tipo que va del 7% al 10% en función de la comunidad autónoma. Esto supondría que el mercado de viviendas de segunda mano ganaría atractivo frente al de casas de nueva construcción.

Los expertos defienden eliminar la deducción por vivienda en el IRPF, actualmente en vigor para quien compró casa antes de principios de 2013. Esta deducción desaparecería paulatinamente en un plazo de entre cinco y 10 años. Manuel Lagares ha apuntado, además, que se podría anticipar la deducción en este plazo aun antes de que se amortice la hipoteca.

IVA

En cuanto al IVA, el informe rechaza elevar el tipo general, pero en la práctica si el Gobierno sigue los consejos de los expertos se experimentaría una fortísima subida de la cesta de la compra. Así, aunque aboga por mantener el tipo general en el 21%, defiende que todos los bienes y servicios que aplican el 10% pasen al 21%, salvo la hostelería, el transporte público y la vivienda. Ello significa que para los alimentos elaborados, que actualmente tributan al 10%, los expertos plantean su subida hasta el 21% "en el medio plazo". 

 

Sociedades

En el impuesto sobre sociedades, el equipo formado por el catedrático de Hacienda Pública, Manuel Lagares, propone que el tipo impositivo baje en un primer momento hasta el 25% para, posteriormente, reducirse en el 20%. Este movimiento se combinaría con la eliminación de los tipos reducidos de los que disfrutan actualmente numerosas sociedades. Además, se suprimirán deducciones, para que la bajada de tipos no amenace el ajuste de las cuentas públicas.

 

Cotizaciones Sociales

El documento de los expertos propone también cambiar totalmente el actual sistema de cotizaciones a la Seguridad Social. Para ello consideran necesario eliminar el actual sistema basado en aportaciones en función de la clasificación profesional y sustituirlo “por un auténtico impuesto sobre nóminas”.

En este sistema, el trabajador cotizaría por los rendimientos definidos conforme a lo que se establece a tales efectos en el IRPF. Esto debería ir acompañado "en la medida de lo posible" por reducción de los actuales tipos de cotización, sin que esto supusiera una pérdida recaudatoria. Asimismo creen conveniente reducir la presión de los tipos de cotización sobre el empleo de menor retribución y peor calidad.

Impuestos autonómicosse suprime Patrimonio

El comité de expertos propone en su informe que para "evitar los problemas territoriales que han surgido respecto a los impuestos patrimoniales, debería procederse a la supresión completa del Impuesto sobre el Patrimonio y a la reforma de los restantes". Actualmente, solo Madrid ha renunciado a aplicar el impuesto. 

Además, aseguran que el impuesto de transmisiones patrimoniales grava la transmisión de un bien que ya lo grava el IVA y, por lo tanto, proponen su eliminación.

Además, abogan por suprimir impuestos pretendidamente medioambientales. Como el tributo autonómico sobre grandes superficies, que se aplica en comunidades como Cataluña; el canon eólico y el impuesto sobre el agua embalsada y todos los tributos sobre emisiones de dióxido de carbono.

El informe propone sustituir los actuales cánones autonómicos de vertidos por un impuesto estatal, cedido a las comunidades autónomas. Se crearía un impuesto estatal sobre emisiones atmosféricas, distintas del dióxido de carbono, tributo que también gestionarían los Ejecutivos autonómicos. 

Impuestos especiales

En impuestos especiales, la principal novedad es que los expertos reclaman un impuesto sobre el vino, que actualmente está exento. Se trata de una medida que puede suponer un duro golpe al sector. Además, se plantea la opción de cobrar por entrar a las grandes ciudades, como Madrid o Barcelona. También se plantean subidas sobre el alcohol y el tabaco.

 

Planes de Pensiones

El informe plantea reducir los importes máximos de las aportaciones a planes de pensiones que son fiscalmente deducibles, según el informe. Actualmente este límite está en 10.000 euros por persona y año, o los 12.500 euros para mayores de 50 años. Este límite es de 2.100 euros en y, en Italia, de 5.200 euros.

 

 

1